Una gran cocina abierta con una gran sala final dividida en dos espacios, uno con mesas y una zona superior con un chill out ¿Suena a restaurante? La Cuina de la Boqueria no es una cocina al uso, tampoco es un restaurante. Se trata de un espacio gastronómico dividido en un local multifuncional, acogedor y reservado que se adapta a las necesidades de cada uno de sus clientes.

 

 

Aquí se hacen cursos y talleres de cocina y todo tipo de actividades culturales, acontecimientos y comidas con los amigos, la familia o la empresa. También sirve de punto de encuentro para los fans de los tastets y maridajes de vinos, cavas o vermuts. Ubicado en el corazón de Barcelona aprovechan su cercanía al famoso mercado de la Boqueria para conseguir siempre productos frescos y de temporada.

 

 

Por comodidad, calidad y espacio decidieron poner una máquina Agua KMZero de ósmosis en el local. La calidad del agua de Barcelona deja mucho que desear para los estándares que una buena cocina necesita. Tanto es así, que utilizan agua filtrada para lavar los alimentos, hacer el café y “hasta para fregar los platos” en la cocina, nos cuenta Núria Bertrana, co-fundadora del espacio, junto a Jordi Pica.

 

 

“Utilizamos agua filtrada para lavar los alimentos, hacer el café y hasta para fregar los platos” nos cuenta Núria.

Destacan que es un lugar en el que la gente va a descubrir y salen disfrutando de una experiencia nueva y con ganas de volver, que es lo importante. En los pocos meses que lleva abierto ya se ha convertido en un must para los amantes de la buena cocina, ahora solo falta poner el ingenio y ver que se te ocurre hacer en tan elegante espacio.

www.lacuinadelaboqueria.com